jueves, 22 de octubre de 2015

Reseña: “Ve y pon un Centinela” (Matar a un Ruiseñor #2) de Harper Lee

Hola, hola! ¿Cómo andan lectores? Espero que estén terminando bien su semana. Hoy comparto con ustedes (Ara por aquí) mi reseña de "Ve y pon un Centinela" de Harper Lee, la continuación que llega tantos años después de la salida de "Matar a un Ruiseñor". Me gustaría saber que opinan ustedes, así que los leo en los comentarios!

Título original: Go, Set a Watchmen
Saga: To Kill a Mockingbird #2
Autora: Harper Lee
Páginas: 304
Editorial: HarperCollins - Del Nuevo Extremo
Año de publicación en Argentina: 2015

Sinopsis:

Estamos ante uno de los grandes acontecimientos literarios de los últimos tiempos: la publicación de la primera novela de Harper Lee, la admirada autora del best seller ganador del Premio Pulitzer Matar a un ruiseñor. El libro fue escrito a mediados de los años 50, y fue el primer manuscrito que Harper Lee presentó a sus editores antes de Matar a un ruiseñor. Este manuscrito se dio por perdido hasta que fue descubierto a finales de 2014. Ve y pon un centinela nos presenta a muchos de los personajes de Matar a un ruiseñor, aunque unos veinte años más tarde. Jean Louise Finch ―Scout― regresa a su hogar en Maycomb para visitar a su padre, pero tendrá que enfrentarse con problemas personales y políticos que involucran a Atticus, la sociedad y al pequeño pueblo de Alabama que la vio nacer. El libro proyecta una nueva y fascinante luz sobre el clásico de Harper Lee al explorar cómo los personajes de Matar a un ruiseñor se adaptan a los turbulentos acontecimientos que transforman a Estados Unidos a mediados de los años 50. Esta gran autora nos deleita con una historia conmovedora, divertida y convincente. En definitiva, una magnífica novela.

Reseña: 


Seré honesta, después de leer el primer libro tuve la impresión de que una secuela era innecesaria. Pero el libro existe, causó revuelo por la cantidad de tiempo que pasó desde la salida del primero y bueno, me mató la curiosidad. 

Así que acá estaba yo, leyendo una historia que se desarrolla casi 20 años después de los sucesos del primero. Scout, ahora llamada por su verdadero nombre Jean Louis, regresa a su casa en Maycomb para una de sus visitas anuales a su padre, Atticus Finch. Lejos de ser una visita agradable, un encuentro dulce y feliz con su papá y con el hogar que la vio nacer, comienza a darse cuenta, a sus 26 años que las cosas no son como ella, y los lectores, siempre pensamos que eran. Scout, es una chica independiente que ahora trabaja y vive sola en Nueva York, siendo como siempre, una gran defensora de los derechos civiles de la época. Con una gran personalidad y una fuerte confianza en la América moderna, se va a dar cuenta de que sus ideales chocan con los de Maycomb que se mantiene como es usual, anticuado y conservador. Pero lo peor, lo que hace que esta fuera una lectura, diría, casi cruel, es el cambio operado en la mítica figura de Atticus Finch, que ahora pertenece al Consejo Ciudadano, de carácter racista. Pausa. Dije “Atticus Finch” y “racista” en la misma frase. Intenten superar eso. 



Me estoy comiendo el coco intentando expresarles lo que sentí al leer. Miren la foto del costado con esa cantidad de post it. A diferencia de otros libros como “Persona Normal” de Benito Taibo en los que tengo marcadas frases hermosas que resaltan valores de vida o capítulos enteros que quedaron marcados como mis “favoritos”, en “Ve y Pon un Centinela” he marcado la numerosa cantidad de veces que me sentí identificada con Jean Louis, además de pasajes destacables, desde luego. Creo que si hubiera tenido un diario íntimo cuando me vine a vivir a Buenos Aires en los primeros días del 2013, hubiera escrito cosas muy parecidas a las que siente Jean Louis en su regreso a casa. La comprendí tanto, más que a cualquier otro personaje que haya leído alguna vez. Por lo que inevitablemennte me sentí tan desengañada como ella, al caer en la realidad y darme cuenta de que Atticus no es más que otro ser humano con aciertos y errores. Supongo que lo idealizamos demasiado, Scout, yo y todos los lectores del mundo. No me malinterpreten, no estamos hablando del villano de la historia, tampoco es ese extremo. Lo que pasa es que el contraste con “Matar a un Ruiseñor” es llamativo.


Esa es la razón por la cual, una vez terminado el libro, sostengo que era una secuela innecesaria. El ser humano es así, tiene defectos y virtudes. Acepto eso. Pero no estoy segura de que valiera la pena publicar este libro para hacer que se nos cayera un ídolo literario. 

La novela está plagada de flashbacks de Jean Louis en los que aparecen viejos y queridos personajes del primer libro, como Jem, su hermano mayor, o Dill, el amigo de ambos. Ninguno de ellos aparece en este libro, y se los extrañó un poco. En el presente, también tenemos a Hank, un abogado que trabaja junto a Atticus y es el novio de Jean Louis, considerado como uno de los mejores jóvenes de Maycomb. Todo está escrito en tercera persona, otro cambio respecto a su antecesor, que lo estaba en primera.

Quizás les parezca que su calidad literaria sea ligeramente inferior a lo que ya conocemos de esta autora. Aun así es espectacular, y siendo esta entonces, su primera novela, diría que la genialidad de Harper Lee ya empezaba a abrirse camino. 

En conclusión, me alegra haber tenido la oportunidad de leerla. Más allá de la sensación de desesperanza que me dejó el asunto de Atticus, hay otras cosas por las que este libro merece la pena ser leído. Me gustaron mucho las reflexiones de Scout, ya sean en cuanto a la segregación racial, al amor, a su relación con Hank, a los cambios y a las consecuencias de crecer sin una madre. No por nada hay tantos post it en el libro. Léanlo. No se dejen llevar por todos esos comentarios negativos que andan dando vuelta por ahí, saquen sus propias conclusiones. 

Calificación:



¡Gracias a Del Nuevo Extremo por el ejemplar!


Real or not real Books

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Images by Freepik Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...